Superando el comer en exceso después de la Manga Gástrica

Superando el comer en exceso después de la Manga Gástrica

La manga gástrica es bastante útil, pero no puedes eliminar los factores desencadenantes de tu vida que hacen que tu cuerpo y tu mente entren en modo de “comer por comer". Se necesita honestidad, planificación y, francamente, bastante determinación para aceptar los factores desencadenantes diarios que pueden sabotear tu éxito con tu manga gástrica. A continuación se presentan algunas situaciones comunes y consejos para neutralizarlos antes de que afecten tu camino a la perdida de peso.

Situación #1: Tener mucha hambre.
Hay situaciones durante todo el día todos los días que pueden llevar a ese sentimiento de "me muero de hambre". Te levantaste demasiado tarde para tomar un desayuno saludable y estás hambriento en tu escritorio a media mañana. Los recados están tardando mucho más de lo esperado y tu estómago está pidiendo a gritos el almuerzo. Son las 10 de la noche, pero no puede dormir debido a la sensación de hambre en el estómago. ¿Te suena familiar?.

Mi consejo: lo has escuchado antes, pero vale la pena repetirlo: mantén bocadillos saludables en tu bolsa, mochila, escritorio y en el automóvil para no comprometer tu dieta de manga gástrica. Y recuerda que a veces la sed se puede confundir con el hambre, así que toma un vaso de agua antes de ir a la despensa.

Situación #2: Estas estresado.
El estrés viene en todas las formas y tamaños. Problemas de pareja, la enfermedad de un ser querido, una lista increíblemente larga de cosas por hacer, la pérdida del trabajo, la inseguridad financiera... la lista de posibilidades es interminable. Y cuando llega el estrés, muchos de nosotros recurrimos a la comida para sobrellevarlo. De hecho, la alimentación emocional es algo que la gran mayoría de los pacientes con manga gástrica tienen en común, y la necesidad no desaparece después eso. Las emociones fuertes de todo tipo a menudo son desencadenantes de comer en exceso. Ya sea que te sientas feliz, triste, ansioso, etc., la atracción a la comida puede ser muy fuerte.

Mi consejo: haz una pausa antes de alcanzar la puerta del refrigerador. Identifica qué emociones estás sintiendo en este momento. ¿Estás tenso después de una pelea con tu hijo o hija? ¿te preocupa que las facturas se acumulen? Es posible tener hambre y estar estresado, por supuesto, pero aprender a poner un nombre a tus sentimientos te ayudará a ser honesto con tus motivaciones.

Situación #3: Estar aburrido.
¿Aburrido? ¿Quién tiene tiempo para aburrirse? Sí, todos llevamos vidas ocupadas, pero apuesto a que la mayoría de nosotros tenemos horas de inactividad todos los días, sin importar cuán llenos estén nuestros calendarios. Y con la presión social de trabajar o lograr algo en todo momento, cualquier indicio de tiempo de inactividad o aburrimiento puede ser un detonante para que hagamos algo, así es, ese "algo" es comer.

Mi consejo: inventa sus propios rituales para relajarte que no tengan nada que ver con la comida. Tal vez signifique una taza de té y un libro o escuchar tu podcast favorito. Y si tiene dificultades con la idea de ser “improductivo” durante el tiempo de inactividad, reconócelo en tu mente como un período de recarga para poder enfrentarte al mundo nuevamente.

Situación #4: Presión por parte de seres queridos.
Cenas con amigos, citas nocturnas en un restaurante italiano, reuniones navideñas con la familia: los compromisos sociales casi siempre se basan en la comida. Y la mayoría de las veces, esa comida no es exactamente saludable. ¿Qué hacer cuando te engatusan para que te unas a la fiesta de los carbohidratos? Como escuchaste en la escuela secundaria, "Solo di no". Por supuesto, a veces la presión de los compañeros es en realidad una presión interna, más que externa. Nadie quiere destacarse como diferente, pero es necesario sentirse cómodo al priorizar tu salud sobre la presión para comprometer tu éxito con la manga gástrica.

Mi consejo: ten a la mano algunas frases para no ofender a la abuela cuando te ofrezca sus famosos rollos de canela. Di la verdad si puedes, pero miente si debes hacerlo ("Se ven deliciosos, pero recientemente descubrí que mi estómago no responde bien al gluten"). Y tal vez tengas algunas fotos de tu "antes" en tu teléfono, así tienes una motivación instantánea si esas galletas comienzan a llamarte por tu nombre.

Síguenos en nuestras redes sociales, estamos en FacebookInstagram, también contamos con nuestro canal de YouTube donde contesto preguntas frecuentes sobre el antes y después de la cirugía de manga gástrica, ¡suscríbete! ya veras que tocaremos temas muy interesantes.

Si deseas una experiencia mas personalizada y cuentas con Instagram te invito a que me sigas para que veas mi día a día, tanto en mi rutina cotidiana, como en el quirófano, ¡Sígueme nos la pasaremos muy bien!. Mi nombre de usuario es: gmoalvarez.

¡Te envió un afectuoso saludo!
Dr. Guillermo Álvarez

Cambiando vidasdesde el2006”.

Pingbacks are closed.

Comments are closed.